La sensibilidad dental es frecuente entre la población y se produce al ingerir alimentos y refrescos demasiado fríos o demasiado calientes. Se trata de una sensación eléctrica en los dientes y las encías.

Esta sensibilidad dental puede deberse al deterioro del esmalte dental, aunque también es habitual después de un procedimiento dental.

Siempre tratamos de buscar la mejor solución para nuestros pacientes y, en este caso, la más práctica. La sensibilidad dental no es una dolencia grave y a través de remedios naturales podemos aliviarla.

Hoy compartimos contigo algunas fórmulas caseras que, si eres constante y cuidas tu salud bucodental, te ayudarán a aliviar la sensibilidad dental.

Enjuague bucal a base de sal

Mezcla agua con un poco de sal y enjuágate la boca con cierta frecuencia. Con este remedio aliviarás la sensibilidad y, además, combatirás la presencia de bacterias y mejorarás tu aliento.

Di adiós a los azúcares y alimentos ácidos

Los alimentos con alto contenido de azúcar provocan el desgaste del esmalte dental. Además, este tipo de alimentos provocan la inflamación de las encías y su ingesta continuada perjudica gravemente la salud bucodental en general.

La magia del jengibre

SI no eres muy fan de este alimento, es momento de que lo introduzcas en tu despensa, porque sus beneficios son múltiples. El jengibre es un analgésico natural y además ayuda a controlar la tensión. Sus efectos antiinflamatorios ayudan en la recuperación y evitan el dolor. Puedes beneficiarte del jengibre ingiriendo infusiones y haciendo gárgaras para combatir la sensibilidad dental y, si lo prefieres, puedes rallarlo y aplicarlo directamente en la zona más afectada.

Como siempre, los remedios naturales no suelen ser inmediatos, pero desde luego que te ayudarán a combatir la sensibilidad dental y sufrir menos con los alimentos fríos o calientes. Crea una rutina e incorpora estos remedios naturales para facilitar tu recuperación.

¿Has probado alguno de estos consejos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!