Consulta en nuestra clínica dental de Chamberí

La sequedad bucal es uno de los problemas bucodentales que nos consultan los pacientes en nuestra clínica dental de Nuevos Ministerios. Esta afección es más frecuente en las personas de mediana y avanzada edad y los síntomas son la ausencia de saliva para mantener la cavidad bucal humedecida. Puede darse de manera aislada pero también puede aparecer como consecuencia de enfermedades más graves. Es importante ponerse en manos de un odontólogo de confianza para examinar las posibles causas de la sequedad bucal y decidir el tratamiento adecuado para cada paciente.

Algunas recomendaciones importantes para evitar la aparición de la sequedad bucal es mantener hidratado el organismo. Beber mínimo un litro de agua es muy importante para reducir la posibilidad de sequedad en la boca. La mayoría de nosotros bebemos agua solo cuando tenemos sed pero es importante tomar tragos pequeños de manera frecuente para mantener una hidratación óptima. Tomar agua a temperaturas extremas, tanto fría como caliente, es otro aspecto a evitar.

Los productos con cafeína y las bebidas carbonatadas son responsables de secar la boca si se toman con demasiada frecuencia. Prescindir de estos productos, así como el consumo de azúcar en cantidades pequeñas es otra recomendación de los odontólogos al respecto.

Recomendaciones para la sequedad bucal

Un remedio para la sequedad puede ser mascar chicle sin azúcar ya que incentiva la generación de saliva, o también chupar caramelos que no contengan azúcar. Tampoco es apropiado fumar ni tomar bebidas alcohólicas y a la hora de la higiene dental, la utilización de enjuagues bucales sin alcohol también puede ayudar a evitar la sequedad, así como el uso de humidificadores en el dormitorio para dormir.

Los síntomas principales de la sequedad bucal es tener la boca pegajosa, con sensación de quemazón, leves molestias a la hora de masticar y tragar o incluso hablar con sensaciones de molestia. En casos extremos pueden aparecer llagas en boca y garganta. Cuando el paciente note alguno de estos síntomas debe ponerse en contacto con el dentista para encontrar el tratamiento médico más conveniente y el uso de productos que pueden ayudar a paliar el problema.

Algunos fármacos utilizados para enfermedades como la depresión, la hipertensión, la diabetes, la cirrosis y otras, pueden incrementar el riesgo de sufrir la sequedad bucal. En nuestra clínica dental de Chamberí estamos a su disposición para cualquier duda o consulta referente a este u otros temas que sean de su interés para preservar la salud bucodental de usted y los suyos.