Día tras día nos lavamos los dientes pero… ¿te los cepillas correctamente? En el post de hoy te damos nuestras recomendaciones para que luzcas sonrisa y mantengas una buena higiene bucodental a la hora de cepillarnos los dientes.

Resumimos puntos importantes relacionados con el cepillado:

El cepillo y la pasta

Debes cambiarlo cada 3 o 4 meses, ya que su deterioro puede afectar a la limpieza de los dientes tanto en cepillos eléctricos como convencionales. Pierden su eficacia y favorecen la aparición de gérmenes con riesgo de sufrir enfermedades periodontales y caries.

Otra pista que nos puede ayudar a la hora de cambiar el cepillo es el desgaste de las cerdas del cepillo: si son de color podremos observar cómo lo han perdido sobre todo en la zona superior con respecto a la inferior que une con el cabezal.

Si elegimos un cabezal pequeño, llegaremos a alcanzar todas las zonas de la boca y los dientes.

En función de los resultados que busquemos o la tipología de encías, existen distintos tipos de pasta de dientes.

Podemos encontrar desde la tradicional contra la caries, específicas para la sensibilidad, periodontales (encías) o blanqueadoras.

Frecuencia

Es recomendable realizar la limpieza mínimo dos veces al día, al menos por la mañana y la noche. Lo ideal en higiene bucodental es cepillárselos después de cada comida, aunque esto es difícil en muchos casos.

Durante la noche proliferan más bacterias, esto es motivado por la disminución de la saliva y los pocos movimientos de la lengua. Por lo tanto cuando cepillamos los dientes antes de dormir, reducimos la placa bacteriana.

Coloca adecuadamente el cepillo

Frente a un espejo para ayudarnos a seguir las zonas de cepillado, debemos colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados en relación al eje de los dientes. Después realizaremos movimientos vibratorios o circulares por cada grupo de dientes y sus distintas caras, desde la base de la encía hasta la parte superior de los dientes.

Esta recomendación hay que tenerla muy en cuenta sobre todo para los pacientes que tienen algún tipo de afección periodontal o son propensos a padecer gingivitis.

Y por último… ¡no debemos olvidar la lengua! La limpieza de la lengua se realiza desde atrás hacia delante. Con esta limpieza prevenimos la placa bacteriana, que es la causante del mal aliento.

Complementos al final

Para terminar un cepillado 10, es recomendable el uso de hilo dental o los mini cepillos interdentales/interproximales, una vez al día.

Corta un pedazo de hilo de unos 20-30 cm y realiza nudos a ambos lados para formar un círculo. Posteriormente desplaza el hilo dental entre los dientes hacia las encías, si no has realizado este proceso puede que al principio tus encías sangren un poco, es algo totalmente normal, pero irá desapareciendo con el tiempo.

Por último, utiliza enjuagues bucales para tener un buen aliento y además reducir las afecciones que puedan ocurrir durante el cepillado.

Si necesitas más información sobre cómo cepillarte los dientes no dudes en pedir tu cita en nuestra Clínica Dental de Nuevos Ministerios (Madrid).

Recuerda que aún tenemos activo nuestro concurso para ganar un cepillo eléctrico Oral B Pro 4000 en Facebook e Instagram hasta el día 18 de febrero de este mes.