La dentición primaria, comúnmente conocida como “dientes de leche”, suele aparecer en la boca de los niños antes de haber cumplido los dos años. Tiene una función principal: acompañar los cambios osteo-esqueléticos que experimenta el niño hasta alcanzar un desarrollo bucal y, preparar el espacio para la futura dentadura, asegurando su correcta posición y acomodamiento.

La transición a los dientes de adulto tiene lugar entre los 6 y los 12 años de edad, produciéndose previamente un período en el que los dientes de leche y los definitivos conviven (dentición mixta).

Es probable, que algunos niños sufran dolor al producirse la transición, debido al aumento de la sensibilidad en el área que rodea al diente. Os dejamos algunos consejos para hacerla más soportable:

  • Aplica frío en la zona dolorida: Bastará con 10 o 15 minutos. De esta manera desaparecerá la hinchazón. El frío nunca debe aplicarse sobre la encía, ya que podría quemarse la piel.
  • Haz uso de medicamentos antiinflamatorios: Tras haber consultado con un especialista, tomar estos medicamentos les ayudará a reducir el dolor. Otra opción, es aplicar un analgésico suave para adormecer el área.
  • Controla el sangrado: A veces, la encía puede sangrar. Una gasa detendrá el sangrado rápidamente. Mójala con un poco de agua y aplica presión sobre la encía.
  • No es aconsejable tirar de los dientes antes de tiempo, ya que podría provocar más dolor, sangrado e infecciones. Otra opción, es dejar que los niños los muevan con su lengua o con las manos limpias, ya que, al conocer su umbral de dolor, determinarán por sí mismos hasta qué punto pueden tirar.

Es importante alejar la idea de que los dientes de leche no deben ser cuidados de la misma manera que la segunda dentición, ya que la salud de los primeros, influirá directamente en los segundos.

Por último, recomendamos dar a los niños una educación firme en torno a la salud bucodental, para conseguir que tomen hábitos de higiene y cuidado bucodental: lavarse los dientes tras ingerir cualquier comida y, enjuagarse con colutorios específicos para su edad.

Por otra parte, no os podéis olvidar de concertar revisiones periódicas con especialistas de confianza. Recuerda que en nuestra clínica dental estamos para ayudar a los más pequeños en este proceso de cambio. Pide tu cita sin compromiso.