Debido a la complejidad de las estructuras existentes en el macizo maxilofacial (formado por dientes y huesos), es necesario emplear aparatos de diagnóstico radiográfico, que ayuden a los profesionales a detectar patologías y establecer planes de tratamiento adaptados a sus clientes.

En las clínicas dentales, encontramos dos tipos de herramientas de diagnóstico radiográfico:

Por un lado, el aparato intraoral:

Suele encontrarse en el interior de los gabinetes dentales y es empleado por el odontólogo para valorar dientes y encías, principalmente en áreas de reducido tamaño (circunscrito a tres dientes y los tejidos más próximos que los rodean).

Es elegido para los tratamientos más habituales y, como control durante el tratamiento. Además, emite una radiación mínima.

Otro tipo de aparatos son los extraorales:

En este grupo, se encuentran los dispositivos de radiografía panorámica y lateral y los CBCT, anteriormente denominados TAC.

Son utilizados por los odontólogos, para conocer el estado de salud general de los pacientes y, valorar el estado de dientes y estructuras anejas mediante una sola imagen. Implica mayor radiación que una radiogafía intraoral, pero es la única manera de ver todo sin necesidad de hacer multitud de radiografías pequeñas, que conllevarían más radiación aún.

La ventaja del CBCT frente a las radiografías convencionales, es que permite ver imágenes en tres dimensiones, evitando errores cometidos al realizar radiografías en dos dimensiones, como el enmascaramiento de patologías debido a la existencia de estructuras superpuestas y, la muestra de imágenes correctas donde en realidad pueden existir problemas.

El CBCT tiene su principal uso en consulta para todo aquello que implique manipulación a nivel de hueso, como sería la cirugía o los implantes, ya que nos permite anticiparnos a las condiciones que nos encontraremos durante la cirugía.

Este tipo de radiografías, también son usadas en endodoncia, para conocer con exactitud el número de raíces de cada diente antes de proceder a extirpar el nervio.

En Nieto & Llorens, confiamos en la radiología 3D, ya que nos permite obtener una mayor precisión en nuestro diagnóstico final y ofrecer mayor seguridad a nuestros pacientes.

Cuando se trata de salud bucodental, es muy importante analizar con detenimiento cada parte de nuestra dentadura, ya que las patologías pueden aparecer donde menos lo esperamos y ocasionarnos graves problemas. Por eso, aconsejamos aprovechar los beneficios que nos ofrecen los avances tecnológicos y apostar por una revisión detallada y minuciosa.