Las muelas del juicio o cordales, son los últimos molares y se ubican a ambos lados de los maxilares. Existen cuatro, una por cada cuadrante bucal y se sitúan al fondo de la boca.

Suelen desarrollarse cuando la persona tiene entre 16 y 20 años y al aparecer más tarde que el resto de los dientes, pueden dar problemas al no disponer de suficiente espacio libre para desarrollarse. Esto ocasiona una serie de patologías que pueden perjudicar la salud de los pacientes en el presente y en un futuro.

¿Qué problemas ocasionan las muelas de juicio?

  • La mayoría de los pacientes experimentan dolores por ciclos en relación con la erupción . Durante unos periodos, este dolor cesa y, tendemos a olvidarnos de la cuestión, posponiéndola. Cuando el problema persiste, aparecen dolores de cabeza, oído, mejillas… Asimismo producen apiñamiento de dientes adyacentes y maloclusión que puede condicionar la necesidad de un tratamiento de ortodoncia.
  • Infección de las encías y del hueso: Cuando el molar ejerce presión, es común que se produzca una inflamación de las encías. En caso de que no erupcione del todo es común que restos de placa dental y alimentos se empaqueten en el saco eruptivo generando una infección llamada pericoronaritis. Cuando esta infección no es tratada, puede afectar al hueso y propagarse a otras zonas de la cara pudiendo en casos extremos a ser graves.
  • Aparición de caries: La zona en la que se encuentran las muelas del juicio, es difícil de limpiar, por lo que es posible que se produzca una acumulación de bacterias tras ingerir alimentos. Además, pueden ocasionar otros problemas como el mal sabor de boca o halitosis. 
  • Lesión de caries en el molar adyacente: en caso de angulación e impactación con el diente adyacente, la presión de la erupción asociado a la dificultad de mantener una correcta higiene genera caries radiculares que pueden llegar a hacer que sea necesaria la extracción de esta muela.
  • Tumores y Quistes: en caso de no erupcionar se pueden enquistar condicionando la desaparición de hueso mandibular o la posible malignización hacia tumores de las células de la membrana que configura el quiste.

¿Cómo solucionar los problemas las muelas de juicio?

La muela del juicio inferior debe extraerse de manera preventiva para evitar patologías que muy probablemente ocasionará  prácticamente en todos los casos entre los 13/15 años hasta los 22 años de edad. De esta manera los riesgos de complicaciones durante la extracción son prácticamente nulos ya que la raíz no está completamente formada, lo cual es la principal causa de complicación.

Cuándo los pacientes han alcanzado los 22 años de edad y  las muelas no han dado problemas, se evita su extracción y se mantienen en observación, siempre que no se hayan desarrollado patologías. Si por el contrario han ocasionado problemas, se debe prodecer a extraerlas, siguiendo una fase previa de preparación:

  1. En primer lugar, es necesario hacer uso de antibióticos específicos, siempre recomendados por un especialista. Además, es esencial llevar una higiene minuciosa, cepillando los dientes habitualmente
  2. Posteriormente, se procede a retirar el alimento que ha quedado atrapado y ha producido la acumulación de bacterias y la inflamación por parte de un especialista.
  3. Finalmente, se lleva a cabo la extracción del tercer molar (se recomienda realizarla antes de los veinte años, ya que las raíces están menos desarrolladas). Durante la operación, se usará una anestesia general o, una local, para adormecer únicamente la zona operada.

La muela del juicio superior solo se extrae en caso de que de molestias o tenga caries ya que es mucho menos probable que genere complicaciones

La salud bucodental, debe cuidarse de manera constante. De esta manera, se logra prevenir posibles complicaciones futuras mucho mas difíciles de solventar. Recomendamos llevar una higiena adecuada y visitar frecuentemente a especialistas, que os asesorarán y os ayudarán a lucir una dentadura libre de preocupaciones.

Clinica Dental Nieto & Llorens