carilla dental

La carilla dental es un tipo de tratamiento que el dentista emplea para la rehabilitación de una sonrisa mejorando la estética, forma y color de los dientes que se ven involucrados en la sonrisa del paciente.

REHABILITACIÓN DE LA SONRISA 

Existen dos alternativas que son la carilla dental de porcelana y la carilla dental de composite que, aunque buscan el mismo resultado tienen diferencias en cuanto a sus limitaciones o indicaciones.

La carilla de composite es aquella que se realiza con este material de manera directa por el odontólogo en el gabinete dental o de modo semi directo con una guía previamente realizada llamada encerado diagnóstico. Presenta la ventaja de la rapidez de realización y el menor coste económico, pero al realizarse con resina el paso del tiempo puede ser que se tiñan y oscurezcan ligeramente o que haya que volverlas a pulir. Por lo general, no son tan definitivas como la de porcelana y se considera que generalmente duran de 5a 8 años. A partir de ahí, puede ser que haya que revisarlas (pulir o reparar) o cambiarlas en el peor de los casos.

Frente a ellas está la carilla de porcelana que, aunque exige mayor desembolso inicial por parte del paciente, al ser de diferentes tipos de porcelana no sufren variación con el paso de los años ya que no se tiñen ni exigen volver a ser pulidas. Frente a la creencia popular de que exigen tallado o limado del diente donde se van a colocar, hay que decir que no es cierto, puesto que eso no depende de si la carilla es de composite o porcelana, sino que dependerá de la planificación previa del tratamiento.

RESISTENCIA Y REPARACIÓN

Por lo general, la reparación de las carillas se realiza en la clínica dental salvo en el caso de una gran fractura en una de porcelana que se realizará en el laboratorio para su reposición completa. Pero si el tratamiento está bien realizado y planificado, no deberían sufrir daños por el uso normal (es decir que no ocurra un traumatismo dental) y no deberían romperse por comer cosas duras o por ejemplo “bocadillos” (no va a ser necesario que el que lo lleva haga dieta blanda todo el resto de su vida) aunque está claro que ser comedor compulsivo de pipas o de uñas no ayuda a darles más vida.

Para corregir estos factores cobra importancia la realización de otros tratamientos como la ortodoncia para colocar apiñamientos dentales o maloclusiones o la reposición de dientes perdidos en sectores posteriores con implantes o coronas y volver a equilibrar la mordida.

Incluso en pacientes con bruxismo o rechinamiento (y especialmente en estos) y mucho desgaste dental pueden realizarse carillas en lugar de fundas si la planificación es adecuada. Pero se deben atender estos factores previamente para que el tratamiento sea duradero.

¿CUÁLES SON LAS FASES DE REALIZACIÓN?

Generalmente estos tratamientos estéticos son el fruto de un diagnóstico y planificación por parte del profesional a los que se llega junto con el paciente. Generalmente siempre se pueden realizar, aunque con matices según las necesidades de cada paciente y el tipo de resultado que desee pues no es lo mismo una sonrisa que se busque 100% natural o del tipo “televisiva” que llame la atención al sonreír, y será en función de esto y otros factores por lo que se propongan un tipo u otro de carillas con o sin blanqueamientos previos y un largo etc

Por lo general si la mordida es correcta y apta y no requiere de otros tratamientos previos como la ortodoncia se realizará un estudio fotográfico y análisis de sonrisa inicial, al que le seguirá un diseño “virtual” de la nueva sonrisa que nos guiará al profesional, técnico (con ayuda del paciente) a realizar un encerado diagnostico (realización en cera o virtual de los futuros dientes en un modelo de resina o escayola).

Una vez realizado este encerado lo probaremos sobre los dientes del paciente mediante una resina sin tocar nada aún para ver los futuros resultados.  A este paso lo llamamos Mock-up y realizaremos nuevas fotos para valorar cómo quedará el despues ante de haber hecho ningún tratamiento todavía.

Si este paso es satisfactorio y al paciente le ha gustado lo que se puede conseguir, se pasa a la preparación (o no preparación en caso de que así se requiera) de los dientes para la toma digital de medidas con el escaneo de los mismos, tras ello se realiza una prueba de estructura  y colocación de las carillas.

Si son de composite justo tras el Mock up se realizan sobre los dientes mediante el empleo de unas guías que realizamos tras el encerado u Mock up.

Consúltanos todas tus dudas sobre las carillas dentales si lo necesitas.

Formulario de Contacto

    Clínica en Madrid

    Clínica en Valencia