La vista es con mucha diferencia el sentido más desarrollado y mejor adaptado del repertorio de herramientas sensoriales que manejamos los seres humanos. Nos lo reconocen muchas frases hechas. Hay amores a primera vista, visiones de futuro y hasta cuando nos despedimos lo hacemos hasta la vista.

Los psicólogos han estudiado las emociones y la primera opinión que nos formamos de nuestros semejantes en los siete primeros segundos de contacto visual. Si la cara es el espejo del alma, no resulta difícil entender por qué ofrecer una sonrisa natural y espontánea forma parte de toda buena conexión social y afectiva. Es parte de un efecto halo que también tiene una base psicológica y que hace que nuestros semejantes confíen en las cualidades de alguien cuando su rostro, su sonrisa, nos resulta una agradable invitación.

Pero ¿y si la sonrisa no está a la altura? En ese caso, la odontología se convierte en un aliado perfecto para corregir o mejorarla. Es lo que en odontología se conoce como diseño de sonrisa.

Estrategias de la odontología

La odontología ofrece diferentes acciones y estrategias para recuperar la sonrisa. Y todo empieza con la escucha activa por parte del especialista sobre lo que piensa la persona que acude a la clínica dental. A partir de ahí, se realiza un estudio a fondo de las condiciones físicas de la boca y se propone una serie de actuaciones.

Actuaciones como el blanqueamiento de las piezas dentales si éstas han perdido su brillo, su color o presentan manchas. Intervenciones como las que están relacionadas con las reparaciones de dientes o de muelas astilladas o agrietadas, o, si es preciso, la colocación de implantes dentales para sustituir las piezas deterioradas o las que pudieran faltar. No hay que olvidar que ninguna sonrisa recupera su vistosidad si el rostro de la persona no ofrece una simetría y un perfilado coherente con la arquitectura de la cara.

Diseñar una sonrisa de una persona no es maquillar un rostro, sino algo que va mucho más lejos, es devolver la vida a una cara a la que sus piezas dentales no la han acompañado.

Diseñar una sonrisa con éxito tiene importantes implicaciones emocionales. De éso no hay duda. Con una sonrisa natural y agradable podemos enfrentarnos con éxito a los siete segundos clave de el primer contacto que cuentan los psicólogos… y hacerlos eternos.

Si está pensando en mejorar el aspecto de su boca para hacer brotar la sonrisa que perdió o con la que siempre ha soñado, tal vez sea el momento de pasar a la acción. En nuestras clínicas dentales somos especialistas en el diseño de sonrisas, contamos con mucha experiencia y con muchas ideas con las que volverse a ilusionar. Todo puede empezar con una sonrisa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

911 38 52 78