Implantes dentales

Trabajamos para mejorar tu salud bucodental

¿Qué es un implante dental?

Un implante dental es un dispositivo mecánico o tornillo de titanio o circonio que se ancla al hueso y es agarrado por el mismo que sirve de anclaje a una o más coronas o fundas protésicas que tienen el fin de reponer uno o más dientes perdidos o ausentes.

Se compone de tres piezas que son el implante propiamente dicho, que es el tornillo que se coloca en el hueso, un aditamento protésico o pilar que va sobre el implante, y una corona o prótesis que sustituye a la parte del diente perdida.

Implantes en un día

Aunque generalmente un tratamiento de implantes tarda en terminarse desde la colocación o inicio al final del tratamiento varios meses debido a que la cicatrización del hueso conlleva unos tiempos determinados, es cierto que es posible que el mismo día de la cirugía coloquemos un provisional sobre el implante recién colocado para que el diente esté terminado desde el primer momento.

Esta situación generalmente la realizamos tras un tratamiento resuelto con cirugía guiada por ordenador o bien en sectores anteriores donde la estética esté comprometida. No obstante hay que indicar que siempre colocaremos dientes provisionales y no terminará el tratamiento hasta después de la espera del tiempo necesario para que el hueso y la encía cicatricen y se asienten adecuadamente.

Implantes sin cirugía

El implante es un dispositivo que se coloca en el hueso maxilar o mandibular bajo la encía y por definición no existe la posibilidad de que nadie pueda colocarlo sin hacer nada de cirugía, ya que todos aquellos procedimientos para colocarlos implican la manipulación de encía y hueso.

Al margen de apreciaciones asociadas a la definición de cirugía, en determinadas situaciones hay posibilidad de que los implantes sean colocados sin que sea necesaria la incisión en la encía , como en un implante post extracción , o donde solamente se remueva un capuchón de encía similar al diámetro del implante, como se realiza en cirugía  guiada  por ordenador , donde se colocará una férula o guía que nos determina donde entrará el implante mediante un sistema orificios.

Solicítanos una valoración gratuita de tu caso, sin compromiso

Preguntas frecuentes

¿Es doloroso ponerse un implante?

La colocación de implantes dentales es una intervención menor de cirugía bucal (incluidos aquellos que dicen que son sin cirugía) por lo que pueden existir ciertas molestias que serán perfectamente controlables mediante analgésicos y antiinflamatorios convencionales. No es lo mismo la colocación de un implante dental que la colocación de 6 u 8 por lo que la situación postoperatoria de un paciente a otro puede variar mucho, y aunque la literatura dice que puede existir inflamación durante las primeras 72 horas o hematoma, lo normal es que no existan muchas molestias.

Cabe comentar, que las molestias derivan generalmente del tipo y duración de la cirugía que se lleve a cabo para la colocación de los implantes, siendo mejor el postoperatorio cuanto menos tiempo dura la colocación. Es por ello, y también para facilitar la colocación de la prótesis o corona sobre los implantes, por lo que se ha desarrollado la cirugía de implantes guiada por ordenador. Mediante la cirugía guiada por ordenador, gracias al TAC y el diseño de sonrisa digital, podremos simular con mucha certeza donde se colocarán los dientes respecto a la sonrisa y estructura ósea del paciente, y eso nos permitirá realizar una guía con un “agujerito” que se coloca sobre la encía del paciente, que guiará la colocación del implante, por lo que la cirugía convencional se verá reducida a la mínima expresión y con ello el postoperatorio será casi inexistente. También cabe citar que gracias a esto el paciente saldrá con dientes provisionales colocados y terminados el día de la colocación del implante.

¿Qué cuidados debo tener con un implante?

Un implante dental es un dispositivo artificial diseñado para sustituir un diente y como tal requiere un mantenimiento mínimo para prolongar su vida al máximo y no tener problemas asociados a un mal estado del mismo.

Sí que es cierto que no puede tener caries, pero sin embargo los problemas de las encías y el hueso de sostén de los dientes (en este caso implante) afectarán la salud del implante. Por ello es necesaria una higiene adecuada por parte del paciente mediante el cepillado dental, uso de seda dental, irrigadores tipo Water Pick® etc, y unas revisiones periódicas por parte del dentista para valorar si es necesario algún mantenimiento especial como higienes profesionales, etc.

¿Qué ocurre si rechazo un implante?

El organismo es muy eficiente y cabe la posibilidad que si un implante no tiene íntimo contacto con el hueso, se genere en torno al metal una cicatriz fibrosa que impide que el hueso agarre al implante, produciendo el fenómeno del rechazo. Si ocurre una situación de rechazo de un implante, tras evaluar por parte del profesional la situación del estado del hueso que ha quedado, se coloca uno nuevo buscando el contacto íntimo del nuevo implante al hueso para poder terminar el tratamiento colocando la corona sobre el implante.

En muchas ocasiones es necesario esperar a la cicatrización del hueso y/o regenerarlo  antes de realizar la reposición del implante rechazado, y hay ocasiones en las que no hará falta esperar, ya que puede ser que exista la posibilidad de colocar uno nuevo que se adapte a la situación del hueso del paciente.

¿Me han dicho que no tengo hueso, puedo ponerme implantes?

En muchas ocasiones no hay suficiente estructura ósea para anclar adecuadamente un implante, pero eso no es necesariamente una condición para que no se pueda colocar un implante  para rehabilitar la pérdida de dientes de un paciente. Existen multitud de técnicas como la elevación de seno maxilar, expansión ósea injertos óseos, etc. que tienen como fin la ganancia de hueso para poder emplazar un implante dental.

Estas técnicas serán explicadas por el doctor en cuanto a su necesidad o posibilidades de tratamiento a fin de conseguir rehabilitar el hueso para colocar el implante.

¿Son los implantes la solución a todos mis problemas dentales?

Rotundamente no. Se considera popularmente en muchas ocasiones por parte de los pacientes la extracción de dientes para la colocación de implantes, y si es cierto que así se repone un diente y que un implante nunca tendrá patología como la caries, pero hay que decir que un implante es un dispositivo artificial, que aunque está muy logrado no es capaz de igualar a un diente en cuanto la función que tiene, ya que por ejemplo no informa de la presión que se ejerce al masticar al organismo, y otras tantas…

Es por ello y porque siempre será mejor para el organismo y para el bolsillo por lo que en Nieto&Llorens recomendaremos la conservación de tu diente siempre por delante de la extracción, mediante el tratamiento de las encías en caso de que estén en mal estado, la ortodoncia o tratamientos como la endodoncia en casos de dolor del nervio dental o infecciones, o lo que sea necesario antes de pensar en la alternativa de ser extraído el diente. No obstante cuando sea la mejor alternativa, será propuesta, junto con otras como la prótesis dental convencional enumerando pros y contras de ambos para que la decisión de colocación de implantes o no sea consensuada entre el paciente y nuestros especialistas.

¿Cuanto tardo en recuperarme de una cirugía de implantes?

La recuperación de una cirugía de colocación de implantes es variable y depende de las personas y del tiempo invertido en la cirugía propiamente dicha. En ocasiones podrá ser una ligera molestia como una sensación de ligera presión en la región tratada y en otras ocasiones, generalmente por intervenciones más largas podrá existir hinchazón o incluso hematoma.

La sintomatología tras la colocación de un implante suele ser como norma general de uno a dos días, y aunque nos dice la literatura científica que puede existir dolor, como norma general y si el paciente toma adecuadamente la medicación como le recomienda su odontólogo no existirá tal dolor.

Solicita tu primera revisión

12 + 12 =