Ortodoncia infantil

Sección de ortodoncia infantil

La salud bucodental de los niños debe tomarse muy en serio desde el primer año de vida, con visitas regulares al odontopediatra para que supervise la evolución de su dentadura y compruebe su estado.

La ortodoncia para niños se encarga de corregir posibles defectos en el crecimiento de la mandíbula y maxilares y proporcionar una buena colocación de los dientes. En caso de que sea necesaria, se recomienda recurrir a ella después de caer la primera, cuando ya se dispone de los dientes definitivos. Esto puede producirse entre los 11 y los 12 años, aunque actualmente la ortodoncia puede ser un tratamiento muy eficaz en niños que ya han comenzado a sustituir sus dientes de leche, aunque todavía no dispongan de los molares, es decir en edades comprendidas entre los 7 y 10 años.

Solicítanos una valoración gratuita de tu caso, sin compromiso

Causas para utilizar la ortodoncia en niños

Suele ser a los 4 años cuando se empiezan a detectar en algunos niños los primeros problemas de mordida por diferentes causas, como chuparse el dedo, utilizar en exceso el chupete, tomar el biberón hasta los dos años o respirar por la boca, entre otros.

Estos pueden ser motivos más que suficientes para acudir al ortodoncista desde los 4 a los 7 años, un intervalo de edad en el que ya se pueden utilizar algunos procedimientos de ortodoncia para corregir maloclusiones, ya que todavía estos defectos se encuentran en fases incipientes y se pueden corregir con más facilidad.

El ortodoncista será el encargado de decidir si es preciso colocar algún aparato de ortodoncia en la dentadura del niño después de haber estudiado su estado bucodental. Al mismo tiempo, el profesional puede aprovechar el periodo de evolución del niño para corregir posibles alteraciones de los maxilares, ya que es un momento perfecto para hacerlo.

Distintos tipos de ortodoncia infantil

Dependiendo del problema que presente el niño se pueden utilizar distintos aparatos de
ortodoncia:

  • Brackets fijos
  • Aparatos removibles
  • Retenedores y mantenedores

Estos aparatos se utilizan para corregir los problemas de mordida que empiezan a aparecer en edades muy tempranas y que, si no se tratan a tiempo, podrían derivar en problemas más serios. Algunos es preciso utilizarlos unas horas durante el día (de 4 a 6 horas), o solo por la noche, como son los arcos dentales, que se utilizan para evitar que los dientes se inclinen.

Normalmente, cuando un diente de leche se cae, el diente definitivo tarda un tiempo en salir y el hueco puede ser ocupado por los dientes adyacentes, de ahí que algunos aparatos sean muy eficaces para evitar que los dientes ocupen espacios inadecuados. Los mantenedores de espacios se han diseñado para este fin hasta la aparición de la dentición definitiva.

En ocasiones, puede ocurrir que los dientes definitivos no aparezcan por diferentes causas. El ortodoncista puede utilizar la ortodoncia para corregir esta disfuncionalidad. Aún con dentición de leche, el profesional podría recurrir a la ortodoncia en casos de asimetría ósea en la mordida o en mordida cruzada anterior o posterior, siempre que el problema no sea de los propios huesos.

Tratamientos de ortodoncia infantil

  • Entre 3 y 6 años: se utilizan tratamientos preventivos para eliminar malos hábitos que pueden deformar la estructura maxilofacial, como por ejemplo chuparse el dedo.
  • Entre 6 y 11 años: se utiliza ortodoncia para corregir la posición de los dientes y el crecimiento de los huesos que soportan a las piezas dentales. Suelen ser aparatos para corregir la mordida y otros problemas óseos que no producen molestias en el niño.
  • Más de 12 años: ya con la dentición definitiva, se pueden utilizar brackets metálicos para corregir problemas de apiñamiento, alineación, maloclusión y mordida.

Solicita tu primera revisión

6 + 2 =