Endodoncia

Lo que es

La ortodoncia es la rama de la odontología que previene y corrige la posición y los posibles defectos de los dientes, junto con las arcadas y maxilares. El objetivo final es conseguir el mejor equilibrio y funcionalidad de la dentadura junto a una estética dental perfecta.

La ortodoncia se utiliza para corregir distintos problemas, como es el caso de los oclusales. De esta forma se consigue un contacto perfecto de los dientes superiores con los inferiores y se mejora la masticación de alimentos. Para la corrección de maloclusiones la ortodoncia pone a disposición de profesionales y pacientes distintos aparatos, ya sean fijos o removibles, que alinearán convenientemente los dientes de manera paulatina.

Solicítanos una valoración gratuita de tu caso, sin compromiso

Preguntas frecuentes

 

¿Cuando se necesita y cuánto dura el tratamiento?

Un tratamiento de endodoncia se realiza en diversas situaciones, como son la presencia de inflamación del nervio o pulpa dental causada por caries o restauraciones defectuosas, la necrosis del nervio por contaminación bacteriana o la presencia de una situación en que se pueda prever con seguridad alguno de estos dos supuestos, para prevenir episodios de dolor o infección.

También se realiza en situaciones de flemones o abscesos y fístulas bucales así como quistes óseos cuya causa sea el  nervio dental (órgano pulpar), ya que tratando el origen de la misma desaparecerán.

Es un tratamiento laborioso ya que es necesario adaptar técnicas y materiales creados artificialmente a la anatomía del diente tratado, que puede llegar a tener una amplia variabilidad, y por ello aunque en la mayoría de los casos, y gracias a los recursos , medios y experiencia que contamos en la clínica dental Nieto & Llorens, el tratamiento oscilará entre media y una hora de sillón dental(tratamiento de conductos propiamente dicho), es posible que el tratamiento deba realizarse según el estado del diente en más de una sesión que determinará nuestro especialista.

 

¿Es doloroso?

Un tratamiento de endodoncia no es ni debería ser doloroso, como mucho podrían presentarse molestias después del tratamiento si todo ha ido correctamente que desaparecerán con un analgésico de uso común como el paracetamol o el ibuprofeno. No obstante en casos en los que el paciente acude a la consulta con un episodio de dolor dental agudo, puede existir dolor, pero no por el tratamiento en sí, sino porque el tejido que debe tratarse y manipularse presenta mayor resistencia a los anestésicos que se emplean en consulta, pero con una correcta técnica anestésica que realice el profesional deberá desaparecer completamente el dolor.

Por estos motivos es necesario acudir a la consulta en la clínica dental antes de esperar a no poder más del dolor, puesto que aunque haremos que el dolor desaparezca por completo, es posible que consigamos evitar el malestar generado por episodios de dolor agudo, y por aumentos de la resistencia al anestésico generado por el proceso del nervio o infeccioso derivado del mismo.

 

¿Se puede realizar con infección?

Solo hay unos pocos supuestos en los que no se puede realizar un tratamiento de endodoncia, que son: la imposibilidad de apertura bucal y por tanto imposibilidad de acceso al diente a tratar, presencia de supuración a través del conducto cuando ya se ha comenzado el tratamiento opresencia de sangrado por los conductos antes de sellar los mismos.

En estos tres supuestos hay que matizar que el único que realmente nos condiciona la realización del tratamiento es la imposibilidad de apertura, puesto que los otros dos son situaciones que ocurren durante el tratamiento propiamente dicho, en cuyo caso siempre podremos colocar un provisional y esperar el tiempo necesario para que remitan, con la medicación adecuada.

¿Hay alternativa a la endodoncia?

La endodoncia se realiza para mantener un diente con compromiso pulpar  en boca y con la función reestablecida, pero si que es cierto que puede fracasar el tratamiento. En estos casosse comienza a valorar la posibilidad de extracción del diente, si bien existen tratamientos como la reendodoncia o la cirugía periapical o endodóntica que pueden resolver el fracaso del tratamiento permitiendo el mantenimiento del diente en boca.

No obstante existe una posibilidad que es la presencia de una fisura o fractura longitudinal en la raíz del diente que condiciona la vida de dicha raíz, ya que no tiene tratamiento, y se debería extraer el diente del problema si solo tiene una raíz o bien amputar y extraer la raíz afectada en caso de que sea un diente de más de una raíz y el soporte con las raíces remanentes sea viable.

¿Que cuidados debo tener con una endodoncia? ¿es más frágil mi diente?

Un diente endodonciado indudablemente no es lo mismo que un diente sano puesto que ya ha sido manipulado. No obstante el verdadero problema de estos dientes no es la endodoncia en sí, sino que generalmente son dientes que han sufrido grandes caries que han destruido gran parte de la estrucrura del diente, y suele ser esta la causa de fractura del diente y no la endodoncia en sí.

Por estos motivos es necesaria y recomendable la realización de restauraciones que recubran el diente de manera que las cargas masticatorias que reciba posteriormente sean de manera más favorable y dificulten la fractura del diente, como son las clásicas coronas o fundas o las incrustaciones.

También respecto a esto hay que decir que los dientes no son órganos sueltos dentro de la boca del paciente, sino que la boca la integran tejidos blandos y entre 28 y 32 dientes. Es por ello que ausencias dentales o anomalías en la posición de los dientes o parafunciones como el bruxismo harán que recaigan sobre los dientes que tenemos mayores fuerzas o sobrecargas que posibilitan la fractura de nuestros dientes endodonciados, aumentando la posibilidad de pérdida de los mismos, y por tanto es vital engranar correctamente los dientes que tenemos, tratar bruxismo y reponer ausencias dentales para minimizar el riesgo de pérdida de un diente endodonciado.

¿Por qué se debe hacer con microscopio?

El microscopio quirúrgico o de endodoncia es una herramienta que permite al clínico magnificar el campo de visión e iluminarlo correctamente. Es este factor junto con que la anatomía de los dientes no es siempre igual de un paciente a otro o incluso en distinto diente de un mismo paciente por lo que es necesario ver claramente como es la anatomía del diente y así poder adaptar nuestra técnica a la situación concreta.

Además hay que decir que generalmente el diente responde a las agresiones como la caries mediante la calcificación de su interior, por lo que hace cada vez más pequeños los conductos, dificultando su localización por el clínico en este supuesto, y mediante la magnificación será más fácil su localización para realizar el tratamiento.

Además esta herramienta nos permite hacer un tratamiento más conservador gracias a que vemos mejor , que permite debilitar el diente al mínimo, y será una herramienta clave en la resolución de accidentes  complicaciones que puedan ocurrir durante la endodoncia o con endodoncias incorrectamente realizadas, para conseguir mejorar el tratamiento y que no sea necesaria la extracción del diente.

Solicita tu primera revisión

13 + 11 =