dolor en la muela del juicio

Sentir dolor en la muela del juicio es una de las molestias más desagradables que podrás experimentar. Pese a ser un dolor temporal que desaparece con la solución adecuada, no hay que dejarlo pasar. Nuestro primer consejo es acudir al dentista para que examine tu caso, ya sea que tengas un dolor insoportable o un dolor leve, que podría ir a más si no se trata a tiempo.

Para aliviar el dolor en la muela del juicio y pasar el mal trago de la forma más ligera posible, queremos darte una serie de recomendaciones y consejos que te ayudarán hasta que tu dentista de confianza revise tu caso.

¿CUÁNDO APARECE EL DOLOR EN LA MUELA DEL JUICIO?

Estos dientes empiezan a salir entre los 17 y los 25 años, aunque en ocasiones pueden retrasarse, e incluso, no desarrollarse nunca en algunas personas, lo que se conoce como agenesia dental.

Durante este tiempo, es común que se sufran molestias, además de en la muela del juicio, en oídos, cabeza, mandíbula o incluso garganta. Es frecuente que pensemos que el dolor aparece cuando la muela empieza a asomarse y así es, pero también puede aparecer aún sin haber salido la muela y esté retenida en la mandíbula o debajo de las encías.

PRINCIPALES CAUSAS QUE PROVOCAN EL DOLOR

A medida que la especie humana ha evolucionado el tamaño de la mandíbula se ha reducido, provocando que las muelas del juicio emerjan con dificultad en algunos casos. Este hecho puede ocasionar que crezcan torcidas o en una mala posición.

En algunas situaciones, durante el proceso de erupción, puede producirse una infección a causa de un crecimiento bacteriano debajo de la mucosa, conocida como pericoronaritis. Esto ocasiona un dolor intenso, inflamación, enrojecimiento de la mucosa y a veces, salida de pus a causa de la infección.

Otra de las causas por las que puede deberse el dolor en la muela del juicio una vez ya ha salido, es por algo tan habitual como las caries. Al situarse en la parte posterior de la boca resulta complicado realizar una correcta higiene bucal de forma diaria, por lo que es fácil que aparezcan las caries.  

REMEDIOS PARA ALIVIAR EL DOLOR EN LA MUELA DEL JUICIO

Limpieza bucal exhaustiva

La higiene oral es la base de la salud de tu boca. Por tanto, si te está saliendo una muela del juicio es un aspecto crucial que no se debe descuidar. De esta forma, evitarás cualquier tipo de infección que pueda convertirse en dolor.

Aplicar frío o calor en la zona

Colocar frío o calor sobre la mejilla en la que sientes la molestia durante 15 minutos te ayudará a calmar el dolor. Los cambios de temperatura en este caso son buenos.

Productos naturales

Si el dolor es leve o moderado, es posible paliarlo con productos naturales como el clavo, el perejil o el ajo, alimentos con propiedades antisépticas que previenen la formación de bacterias. También puedes colocar una bolsa húmeda de té negro sobre la muela del juicio ya que se trata de un antiinflamatorio y analgésico natural.

Enjuagues calientes con agua salada

Otra opción bien sencilla son las gárgaras o enjuagues con agua tibia y sal. A veces, la acumulación de bacterias en las encías alrededor de las muelas puede ser la causa del dolor. El agua salada contiene propiedades desinfectantes naturales, por lo que es una buena forma de reducir las bacterias.

Tomar algún medicamento oral

En este caso, tomar algún antiinflamatorio como el Ibuprofeno puede aliviar el dolor durante algunas horas. No obstante, debes consultar con tu dentista.

En cualquier caso, estos remedios sirven para aliviar el dolor de forma momentánea. En el caso de que el dolor sea continuo e intenso, lo mejor es que acudas al dentista para que estudie tu casi y pueda poner solución a tu problema.

NUESTRA CLÍNICA

En Nieto y Llorens, contamos con los mejores profesionales para tratar tu dolor en la muela del juicio o cualquier otro problema. Si tienes cualquier duda puedes ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte y ayudarte.

Formulario de Contacto


    Clínica en Madrid

    Clínica en Valencia