Las aftas son más comunes de lo que parece, por lo que son unas lesiones o heridas dolorosas que aparecen en la zona de la boca por diversas causas. Aunque pueden desaparecer por sí solas, a veces tardan tanto en sanar que es importante seguir indicaciones médicas para que desaparezcan por completo y no se complique el caso.

¿Quieres saber más información? continúa leyendo esta publicación para que obtengas todos los detalles que deseas conocer sobre este tema.

¿Qué son y por qué aparecen las aftas en la boca?

Son lesiones o heridas del tipo ulcerosas que, a pesar de no ser contagiosas, sí suelen ser muy dolorosas. También son un gran problema en el momento de hablar, comer o tragar los alimentos.

Las zonas en las que aparecen son en la lengua, parte interna del labio o mejilla. Para reconocerla debes pensar en que tienen forma de cráter, pero no son tan profundas.

Expertos en el área de la salud afirman que no existe una causa fija por la que aparecen. Es decir, las podrás tener de la noche a la mañana sin previo aviso y tardarán varios días en desaparecer por completo.

Sin embargo, aparecen frecuentemente por:

  • Morderse las paredes de la boca o el roce continúo de los aparatos con esta zona.
  • Infecciones bacterianas o como consecuencia de alguna infección viral.
  • Falta de vitaminas y minerales como hierro, ácido fólico o vitamina B12.
  • Estrés.
  • Cambios hormonales o de Ph en el proceso digestivo.
  • Alergias alimentarias.

3 remedios naturales para curar las aftas

Aunque es incómodo tenerlas, no estarán ahí para toda la vida. Existen varios remedios naturales con los que se pueden curar estas llagas. Lo mejor de todo es que no tendrás que gastar tanto dinero en conseguir los necesario y que podrás prepararlo por ti mismo en cualquier momento.

Enjuague bucal con agua salada

Es muy fácil de preparar, y uno de los remedios más utilizados. Para los que aún no lo saben, el agua salada actúa como desinfectante y como enjuague bucal, así que es realmente efectivo.

Los ingredientes que necesitarás son: 15 gramos de sal marina (1 cucharada), 15 gramos de sal natural (1 cucharada), y 125 mililitros (media taza) de agua.

Una vez tengas todo, calienta el agua primero hasta que esté tibia y agrégale las cucharadas de sal. Después de mezclar, enjuaga durante 30 segundos, escupe y repite el procedimiento hasta que termines toda la solución que se encuentra en el recipiente. Para finalizar, recuerda enjuagar tu boca con agua bien tibia.

Solución con bicarbonato de sodio

Esta solución es una gran opción porque cuenta con una base alcalina que neutralizará todos los ácidos en la boca, consiguiendo que se sequen casi que al instante. Sobre este remedio lo importante es no utilizarlo con tanta frecuencia porque puede ser abrasivo y al final daña muchísimo el esmalte de los dientes.

Solo se necesitará 125 ml (½ taza) de agua y 7 gramos (cucharadita) de bicarbonato. Para la preparación, calentar primero el agua hasta que esté tibia, agregar el bicarbonato mezclando bien, y por último enjuagar la boca varias veces hasta que se acabe el contenido de la taza.

Al terminar, enjuagar la boca con agua natural o dulce, y así verás el cambio de inmediato.

Albahaca

Pocas personas conocen todas las propiedades que tiene la albahaca, pero esta planta actúa como un antiséptico natural muy beneficioso para tener una buena salud bucal.

Para la solución solo necesitarás los siguientes ingredientes: 80 gramos (½ taza) de hojas de albahaca y 1 litro (4 vasos) de agua natural. Para prepararla, hierve primero el agua con las hojas, deja reposar el contenido y guárdalo en la nevera.

Se recomienda realizar gárgaras o enjuagarse la boca con esta infusión 2 veces al día, incluso cuando hayan desaparecido las llagas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *