La hipoplasia dental, o también llamada hipoplasia del esmalte, es una afección que se produce por una mineralización insuficiente del esmalte durante la formación de las piezas dentales. Suele aparecer en los incisivos superiores y requiere la supervisión de un especialista para su diagnóstico y posterior tratamiento.

La hipoplasia dental comienza su formación antes de la erupción de los primeros dientes debido a una deficiencia en la formación de la capa de esmalte. Los síntomas habituales son manchas de color blanquecino en los dientes que pueden afectar, según su intensidad, a la estética dental del paciente.

Otros síntomas habituales suelen ser la aparición de pequeños surcos, hoyos o abolladuras en la cara visible de los dientes. Estos surcos pueden provocar una coloración anormal de los dientes, dando lugar a manchas de color amarillento o marrón. En casos más extremos, cuando prácticamente se ha perdido toda la capa de esmalte existente, los dientes afectados pueden presentar algún tipo de deformidad, por lo que el paciente debe ponerse en manos de los mejores expertos en estética dental para someterse a alguno de sus tratamientos y devolver el mejor aspecto posible a su dentadura.

¿Cuáles son las principales causas de la hipoplasia dental?

Una de las causas más habituales de la formación de hipoplasia del esmalte es la alta exposición de los dientes al flúor, lo que se conoce como fluorosis. Cuanto esto sucede durante la formación del esmalte dental se producen las molestas manchas blanquecinas que requieren de un tratamiento bucodental específico.

Otras causas relacionadas con la hipoplasia pueden ser enfermedades de todo tipo, infecciones, fiebre o una nutrición deficiente. También pueden influir la ingesta de determinado tipo de medicamentos, la exposición a algunas sustancias químicas perjudiciales o incluso factores ambientales.

La hipoplasia dental en los niños

La hipoplasia suele aparecer antes del tercer año de vida y, en caso de que suceda algún traumatismo o rotura dental posterior, no suele provocar ningún problema en el esmalte, ya que después de los tres años, la calcificación ha terminado su proceso de manera definitiva y el esmalte es mucho más resistente. La dieta, como hemos dicho anteriormente, es un factor que influye mucho en la salud del esmalte dental, por tanto se debe llevar una dieta equilibrada para evitar la coloración de los dientes y el deterioro del esmalte.

Cuando aparece la hipoplasia del esmalte en niños es necesario tratarla por especialista para evitar que la afección vuelva a aparecer con los dientes definitivos. La cara vestibular de los dientes anterosuperiores (incisivos y caninos) son los más afectados por la hipoplasia en los niños y por tanto los que más supervisión necesitan por un profesional.

Tratamientos para la hipoplasia dental

Dependiendo del grado de hipoplasia dental, el especialista decidirá el tipo de tratamiento que mejor se adecúa a las necesidades del paciente. En los casos leves se utiliza un sellador transparente para las pequeñas hendiduras o surcos del esmalte. Para las manchas blancas, un tratamiento de blanqueamiento dental es lo más efectivo y en casos realmente graves, se puede recurrir a una reconstrucción o a la microabrasión dental para recuperar el esmalte afectado y así protegerlo en el futuro.

En nuestra clínica dental Nuevos Ministerios disponemos de los mejores medios y profesionales para tratar este y cualquier problema bucodental. Pídenos cita, te esperamos.