Los implantes dentales pueden tener problemas. No todo son ventajas y facilidades a la hora de realizarse algo tan necesario y beneficioso como es un implante dental. Estos son uno de los tratamientos más demandados. Pero asimismo es preciso que tengamos en cuenta determinadas precauciones para poder evitar o aminorar los problemas que puedan sobrevenir.

 

El implante dental se realiza mediante el llamado proceso de osteointegración, es decir, de integración, en este caso, en los huesos de la mandíbula, para que de este modo el diente arraigue y posea una funcionalidad, una estética y una resistencia muy similares a los de un diente natural sano. Para la osteointegración, es preciso crear una afinidad biomecánica con el hueso mandibular. Se utilizan a menudo materiales semejantes a tornillo, procurando por añadidura que sean biocompatibles, para evitar que sean rechazados por el organismo y por la propia mandíbula de la persona afectada, y además, eludir y prevenir también las alergias, que son otro problema a valorar por quienes llevan a cabo los implantes.

 

El material más empleado en estas prácticas es el titanio, puesto que su ligereza, solidez, durabilidad y otras características no menos apreciables, como es su biocompatilidad, hacen de él acaso el mejor metal para garantizar una óptima osteointegración o integración en el hueso.

 

Qué son exactamente los implantes dentales

 

Es preciso esclarecer que los implantes dentales son, fundamentalmente, un sustituto artificial de la raíz dentaria. Para poder efectuar tal sustitución, es necesario emplear varias partes que contribuyan a la sujeción, resistencia y aspecto estético del implante. Estas partes de que consta un implante dental son las siguientes:

  • El implante, que suele ser una especie de tornillo que ha de integrarse en el hueso. El material más indicado para esta parte es el titanio.
  • El pilar, que también suele ser de titanio, es el elemento intermedio en que deberá ajustarse la o corona, y se halla entre esta y el implante.
  • La corona. Es la parte visible de la prótesis dentaria, y consiste en una pieza artificial que imita fielmente la apariencia de una pieza dental. Suele ser de zirconio, cerámica, metal, etcétera.

 

Cualquier persona puede llevar estos implantes. El único inconveniente previo al respecto sería el carecer de hueso donde implantarlos, debido a deterioros de la mandíbula. Pero, salvo en estas situaciones, por lo demás, no hay mayor inconveniente para instalárselos.

 

Los problemas de los implantes

 

Los implantes dentales pueden tener problemas una vez instalados. Los especialistas destacan, entre ellos, los siguientes:

  • Desintegración ósea. Este problema es muy serio e implica un gran cuidado y atención del especialista en los materiales utilizados y la forma de implantarlos, pues ambos aspectos resultan absolutamente claves en el proceso. Si los materiales del implante fueran de mala calidad, o la propia osteointegración se efectuase de manera incorrecta, entonces se puede producir una desintegración del hueso.
  • Fractura. También hay que tener cuidado con el hecho de que el implante podría fracturarse. Se produce lo que se entiende por una excesiva carga oclusal, es decir, que el peso del implante y su ángulo de inclinación, entre otros factores, pueden llegar a fracturar el hueso en el cual se ha realizado la osteointegración. He aquí otra cuestión en que los profesionales han de estar absolutamente alertas para garantizar los mejores resultados posibles y prevenir óptimamente estas situaciones.
  • Periimplantitis. Si se acumula demasiada placa bacteriana en torno al hueso en que se consumado el implante, alrededor de este puede producirse una notoria pérdida ósea, además de un proceso similar al de la periodontitis, con grave afectación también de la encía. Este problema en concreto debe ser evitado por el paciente con unos cuidados adecuados.

 

Por lo tanto, para que los implantes dentales no sufran problemas es preciso contar con la labor experta y el chequeo periódico riguroso de profesionales. Los implantes dentales en Chamberí realizados por los especialistas de nuestra clínica son una garantía de calidad y de prevención de problemas.