En nuestra clínica dental Nuevos Ministerios recibimos muchas consultas sobre las diferencias entre la ortodoncia Invisalign, la ortodoncia lingual y la ortodoncia tradicional.

Nosotros siempre decimos que hay una ortodoncia perfecta para cada persona y, en muchas ocasiones, siempre con la supervisión de su ortodoncista, es el propio paciente el que debe decidir una u otra en función de su presupuesto o el tipo de vida que tenga.

Por ejemplo, la ortodoncia lingual para corregir la sonrisa es un tratamiento indicado para personas con una profesión donde su imagen es vital y están continuamente de cara al público.

Este tipo de ortodoncia utiliza brackets en la cara interna de los dientes y pasan totalmente inadvertidos, al contrario que los brackets tradicionales que se colocan en la superficie visible de los dientes. Sin embargo es el tipo de ortodoncia más cara y no todo el mundo puede permitírselo.

Por otro lado, la ortodoncia Invisalign, también está pensada para personas que dan mucha importancia a la estética durante el tratamiento y es más asequible.

La utilización de férulas transparentes, en lugar de brackets metálicos, le confiere un matiz de invisibilidad que gusta mucho a los pacientes y suelen elegirlo como tratamiento de ortodoncia para conseguir la mejor sonrisa posible.

Principales ventajas de la ortodoncia Invisalign respecto a la ortodoncia tradicional

  • Buena estética: los alineadores que se utilizan son transparentes y sólo perceptibles a una distancia de unos 60 cm, por tanto, ofrecen una estética muy cuidada a las personas que lo desean en su vida cotidiana.
  • Comodidad: las férulas no producen molestias al paciente porque se fabrican a medida de su dentadura. Los brackets metálicos sí que pueden rozar las encías y el esmalte.
  • Eficiencia: con la ortodoncia Invisalign se controlan mejor los movimientos de los dientes durante el tratamiento. De esta manera se evita que se dañen las raíces.
  • Tratamiento previsible: el paciente puede ver la evolución del tratamiento y cómo quedará su sonrisa cuando finalice mediante un programa informático (ClinCheck).
  • Buena higiene bucodental: los alineadores Invisalign se pueden quitar para el cepillado diario y el uso del hilo dental, algo que no puede hacerse con los brackets tradicionales.
  • Se reducen las visitas a la clínica: el propio paciente puede cambiar las férulas en su domicilio sin necesidad de visitar la clínica. Tan solo tiene que ir cuando lo indique el especialista para revisión, que suele ser cada seis u ocho semanas.
  • Alineadores sólidos: es muy difícil que se pueda romper una férula durante el tratamiento y, en caso de que esto suceda, el paciente puede utilizar otra del juego que le ha proporcionado su ortodoncista. Éste lo examinará cuando el paciente acuda a la clínica y decidirá lo que hacer.
  • Alineadores removibles en circunstancias especiales: hay personas que pueden necesitar extraer los alineadores al practicar un determinado deporte, toca algún instrumento o hace cualquier actividad donde no pueda llevarlo. En esos casos, la ortodoncia Invisalign proporciona una flexibilidad que no ofrece la ortodoncia clásica. 

En nuestra clínica dental Alonso Cano estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas sobre este u otros tratamientos de ortodoncia. Contacta con nosotros. Tu Invisalign en Nuevos Ministerios te está esperando.