La hipoplasia dental o hipoplasia del esmalte consiste en una formación deficiente del esmalte cuando se están desarrollando los dientes. Se da sobre todo en los dientes incisivos superiores y su presencia se advierte por la aparición de pequeñas manchas blanquecinas, hoyos o surcos que afean la sonrisa de la persona. También se pueden apreciar asperezas en la superficie de los dientes y un cambio de tono hacia el marrón o el amarillo.

La hipoplasia del esmalte debe tratarse cuanto antes en la clínica dental porque de lo contrario pueden producirse casos donde el esmalte desaparece en su totalidad y provoca deformidades en los dientes que deben ser tratados con otro tipo de tratamientos bucodentales.

¿Por qué se produce la hipoplasia del esmalte?

Las principales causas de la formación de la hipoplasia dental es la elevada exposición al flúor (fluorosis), aunque hay otras que también pueden incidir, como por ejemplo, una nutrición deficiente, tomar ciertos tipos de medicamentos o sufrir algún tipo de infección o enfermedad durante la formación de las piezas dentales. Hay que decir que la hipoplasia normalmente aparece en los tres primeros años de vida. Después, el esmalte ya se ha establecido y es mucho más resistente y por tanto más difícil que aparezca, ya sea por un traumatismo o por otras causas.

¿Cómo se reparan los dientes afectados por hipoplasia dental?

El especialista será el encargado de explorar previamente la dentadura del paciente y valorar el tratamiento a seguir según el estado del esmalte. Hay casos leves donde se puede utiliza un sellador transparente para reparar las hendiduras. Para la desaparición de las manchas blancas se suele recurrir a los tratamientos de blanqueamiento dental que son muy eficaces en estos casos. En los casos de hipoplasia más grave se pueden utilizar otros procedimientos más sofisticados como la reconstrucción o la microabrasión dental. 

También se suelen recurrir a las coronas dentales en casos de esmaltes rugosos o a las carillas de composite o porcelana. En los pacientes donde el esmalte ha desaparecido casi por completo, el especialista, si lo considera oportuno, puede recurrir al implante dental para sustituir la pieza afectada.

 

El odontopediatra es el encargado de supervisar la salud bucodental de los más pequeños y también es el encargado de detectar la hipoplasia del esmalte en los niños y evitar que aparezca una vez erupcionados los dientes definitivos. Como hemos  dicho, la hipoplasia afecta sobre todo a los dientes más visibles, como los caninos y los incisivos.

En nuestra clínica dental de Madrid siempre recomendamos visitar al odontólogo o al odontopediatra cada pocos meses para mantener un mayor control de la salud bucodental. El especialista, ya sea en odontopediatría, o en odontología conservadora, será el encargado de detectar la hipoplasia dental a tiempo y actuar en consecuencia con los tratamientos más eficaces. Como siempre, una buena higiene bucodental y las visitas periódicas al dentista son los mejores consejos que podemos darte. Pide cita con nosotros para estar seguro de que disfrutas de una buena salud bucodental.