Es posible que asocies la palabra “endodoncia” con una pesadilla en la vida real repleta de dolores, complicaciones y miedo al dentista. Sin embargo, no es tan fiero el lobo como lo pintan: al cabo de los años, el tratamiento de endodoncia ha evolucionado mucho, y se puede realizar sin causar mayores problemas en tu vida. En nuestra clínica dental en Alonso Cano podrás comprobarlo. No temas: vamos a tu rescate.

¿Qué es la endodoncia?

 

Es el tratamiento en el cual se procede a la extracción total de la pulpa o raíz tras la necrosis o la inflamación de la misma provocada por una caries profunda. Dicho de otra manera: cuando no se ha cuidado una caries, puede causar daño en la pulpa, el lugar donde se encuentran los nervios y los vasos sanguíneos. Si sientes un excesivo dolor con el frío o el calor, al comer y beber o al ponerte en determinadas posturas, la inflamación en tu pulpa puede ser tan grande que necesites este tratamiento.

Como paciente, lo único que se notará es una anestesia local para dormir la zona. Esto hace que pueda mantener anestesiados los labios, dientes y lengua durante algunas horas más, por lo que se recomienda no masticar, ya que puede haber mordiscos en la lengua o en la boca que no se noten y que causen dolor a posteriori.

¿Causa dolor la endodoncia?

 

Seguramente te estás preguntando en los efectos de una endodoncia: suena dolorosa e impactante, pero no tienes de qué preocuparte: el dolor será mucho menor que el que sentías antes, cuando el dolor apenas te dejaba respirar. Además, como hemos comentado, durante la intervención no sentirás absolutamente nada gracias a la anestesia. ¿Y después?

¿Qué pasa después de la extracción de la pulpa?

 

Es probable que sientas más sensibilidad en la zona, y puede que alguna molestia o incluso dolor, pero no te impedirá mantener vida normal. En el caso de que la molestia sea imposible de soportar, la solución pasará por tomar antibióticos, antiinflamatorios o analgésicos, tras cuya ingesta el dolor debería desaparecer, y las molestias evaporarse con el paso del tiempo.

Pero, ¿qué pasa cuando el dolor no se va? ¿Qué ocurre si la muela sigue doliendo después de la operación? Entonces es el momento de volver al odontólogo, que te ayudará en el caso de que haya ocurrido algún imprevisto, como la perforación de un conducto o la falta de desinfección de uno de ellos. Para evitar este tipo de percances, ¡siempre es aconsejable ponerse en manos de profesionales!

Puede que a priori pienses que la reendodoncia es la solución en estos casos, pero no siempre es así. Una reendodoncia consiste en una intervención para quitar el material de relleno del tratamiento anterior y volver a realizarla higienizando o sellando el área correctamente. Cuando más tiempo tardes en volver al odontólogo, más difícil será realizar este tratamiento, y puede que la única solución sea eliminar la pieza dental.

¿Dónde puedo hacer una endodoncia en Madrid?

 

Ante cualquier dolor en tu boca, ¡no te arriesgues! Realiza tu endodoncia en Madrid con nosotros sin problemas en nuestra clínica dental en Alonso Cano. Consúltanos: te ayudaremos.