mordida abierta bebe boca

Como primer paso te contamos que es una mordida abierta en el bebé. Básicamente es la ausencia de contacto entre dientes antagonistas o contrarios. Es decir, cuando existe un espacio entre los dientes superiores con los dientes inferiores.

¿Por qué se produce?

Al introducir el chupete a la rutina diaria de un bebé durante un tiempo mayor a 24 meses puede provocar una desviación gradual en los dientes centrales inferiores, mientras que los que se encuentran en el maxilar superior, tienden a sobresalir hacia fuera.

A pesar de que el uso prolongado del chupete pone en funcionamiento una serie de músculos faciales y ejerce una presión donde se pierde el paralelismo de la mordida, después de los 2 años de edad pueden volver a reubicarse sin crear una deformación ósea significativa al interrumpir su utilización.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Esta alteración puede acarrear problemas fonéticos, es decir, problemas en el habla, originando diferencias entre algunas consonantes como la letra “s” y la “c”.

Otras dificultades que resultan de la mordida abierta son la deglución, la masticación y alteraciones estéticas faciales, siendo esta la última capaz de desembocar un crecimiento asimétrico de la cara.

Tratamiento de mordida abierta en bebés

Para un certero diagnóstico se debe identificar la causa base que genera esta mordida abierta. Es vital distinguir si se debe a un mal hábito o requiere de un corrector de ortodoncia.

Dependiendo del resultado se debe buscar un profesional desde un logopeda, el cual se encargará de rehabilitar los malos hábitos; hasta un ortodoncista en el caso de maclusión severa siendo necesario el uso de una cirugía ortognática.

Recomendaciones para el buen uso del chupete

  • Ser utilizado para prevenir que el bebé se chupe el dedo.
  • Adquirir un tamaño adecuado de chupete.
  • No añadir productos azucarados como la miel que pueden favorecer las caries.
  • Pasados los 2 años de edad no debe ser utilizado de ninguna manera.

Conclusiones

El uso del chupete está recomendado por los especialistas durante los primeros 24 meses de los bebés, debido a que mejora el desarrollo del paladar y la succión del niño. Además, puede facilitar la tranquilidad del bebéfavoreciendo la conciliación del sueño y actuando como analgésico contra cualquier tipo de dolor dental.

Sin embargo, el uso del chupete después de los 3 años no es recomendable ya que está estrechamente relacionado con las deformaciones dentales. Es importante recordar que cualquier diagnóstico a tiempo puede evitar deformaciones óseas y futuras cirugías dentales en bebés.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

911 38 52 78