En primer lugar vamos a definir en qué consiste esta afección que se suele dar entre la población adulta. Las encías retraídas consisten en una pérdida progresiva de este tejido hasta llegar a exponer incluso las raíces de los dientes. Si no se trata a tiempo puede conllevar, en casos extremos, la perdición de piezas dentales.

 

En nuestra clínica recibimos pacientes con este problema y siempre recomendamos que acudan lo antes posible cuando detecten los primeros síntomas, ya que si pasa demasiado tiempo puede convertirse en una afección peligrosa.

 

Causas de las encías retraídas

 

Hay muchos factores que facilitan una retracción de encías, pero el principal desencadenante es una higiene bucodental deficiente. Vamos a ver las causas más habituales de la formación de encías retraídas:

 

Acumulación de bacterias

 

La placa bacteriana se forma por una mala higiene dental o porque se está haciendo mal el cepillado de dientes. Esta deficiencia de higiene puede provocar gingivitis que, a su vez, puede derivar en periodontitis. Pero también puede haber una retracción de encías si se realiza un cepillado demasiado agresivo o se utilizan cepillos inadecuados que hacen sangrar las encías y provocan un retroceso de los tejidos blandos.

 

Traumatismos de todo tipo

Cualquier golpe en la boca, ya sea por accidente o por la práctica de algún deporte puede provocar una retracción de encías.

 

Enfermedades de salud general

 

Las enfermedades que afectan al sistema inmunológico del organismo como la diabetes o el Sida pueden provocar un retroceso de las encías.

 

Otros factores

 

El consumo de tabaco afecta a la salud en general, pero muy particularmente a las encías. También llevar una vida con mucho estrés, la edad y la genética pueden ser factores que aumenten la probabilidad de sufrir una retracción de encías.

 

Tratamientos para la retracción de las encías

 

La prevención es uno de los mejores tratamientos para cualquier afección bucodental, pero en el caso de la retracción de encías, la higiene bucodental es fundamental y, por tanto, la primera medida preventiva que cualquier persona debe tomar para tratar de evitarla. Se trata de mantener unos buenos hábitos de higiene después de cada comida con un cepillado de dientes correcto, con el cepillo y la pasta dentífrica adecuada, el uso del hilo dental y de colutorios.

 

Pero una vez que el paciente tiene las encías retraídas, también hay tratamientos efectivos para contrarrestar esta afección. En primer lugar, resulta esencial eliminar la principal causa de la retracción. Por ejemplo, como hemos dicho antes, si la causa es un cepillado demasiado fuerte, el paciente debe intentar erradicar este hábito y, poco a poco, irá recuperando la salud de sus encías.

 

En los casos avanzados de retracción donde ya no es posible recuperarlas el paciente debe someterse a una intervención quirúrgica de microinjerto de encía para recuperar su funcionalidad y su estética. Se hace una pequeña incisión en el paladar para tomar tejido e injertarlo en la encía afectada. Con la tecnología actual esta intervención es mínimamente invasiva.

 

Otra técnica que se utiliza es el estiramiento de encía, concretamente de las papilas interdentarias, es decir, el trozo de encía entre diente y diente. Mediante este procedimiento se puede cubrir la raíz de los dientes afectados por la retracción con resultados excelentes.

 

En nuestra clínica dental Nuevos Ministerios disponemos de los medios técnicos y los profesionales que necesitas para resolver cualquier problema bucodental. Pide cita con nosotros, te esperamos.