absceso dental

Un absceso dental se desarrolla cuando las bacterias infectan y proliferan dentro de las encías, un diente o el tejido circundante. Esto puede iniciar con una caries o una infección dental y puede ocasionar un dolor punzante.

Esta afección es más común en personas con mala salud dental debido a una higiene bucal inadecuada. Hoy explicaremos las causas más comunes y cómo puede tratarse este problema.

¿Qué es un absceso dental y cuáles son sus causas?

Un absceso es una acumulación de pus en un área específica. En este caso, cuando ocurre en la boca, puede estar relacionados con:

  • Una infección de la pulpa del diente (absceso periapical).
  • Una infección de la encía y los tejidos que rodean el diente (absceso periodontal).
  • Una combinación de ambos.

Este problema es muy delicado, ya que si no se controla a tiempo, puede extenderse y convertirse en una infección facial.

Causas del absceso dental

Según el tipo de absceso dentalpuede haber principalmente dos causas.

Cuando se trata de uno periapicales ocasionado por la infección del tejido pulpar muerto, como resultado de un trauma o caries. Ese tejido muerto les da la oportunidad a las bacterias de proliferar y diseminarse, por lo que se origina la bolsa de pus cuando llega a la raíz.

En el caso del periodontal, ocurre cuando en las bolsas gingivales, que se encuentran en el espacio entre los dientes y encías, comienzan a proliferar bacterias que provocan una infección que puede seguir extendiéndose y afectar la mandíbula si no es tratada a tiempo.

Este deterioro puede derivar en que el diente se afloje y se caiga, por lo que es importante no dejar que la infección avance hasta este punto.

Síntomas del absceso dental

Algunos de los síntomas que se pueden experimentar son:

  • Sensibilidad en el diente y el área circundante, especialmente al tacto y al morder.
  • Dolor intenso y punzante que perturba el sueño.
  • Sensibilidad a alimentos y bebidas muy calientes o muy frías.
  • Fiebre.
  • Dificultad para abrir la boca (conocida como trismo).
  • Dificultad para tragar (disfagia).

Tratamientos dentales

Este problema necesita tratamiento para su curación y evitar que se siga expandiendo y afecte otras zonas del rostro. Incluso si al producirse la afección, se drena y se detiene el dolor, se necesita de igual forma una visita a alguna de nuestras clínicas dentales: Madrid o Valencia.

Los tratamientos habituales en estos casos son:

  • Drenaje del absceso, con el fin de detener la propagación y eliminar la infección. Esto evita que el diente se caiga y se prevengan otras complicaciones.
  • Aplicar antibióticos para erradicar las bacterias y gérmenes responsables de esta afección. En 2 días se pueden aliviar los síntomas, y curarse por completo en 5 días.
  • Enjuagar con agua tibia y sal para aliviar el dolor y limpiar la boca. Esto estimulará al drenaje hasta que se pueda realizar una visita a un especialista. Se puede utilizar también durante el tiempo de recuperación para aliviar las molestias y promover la curación.
  • Recetar analgésicos, como el ibuprofeno, que sirven para aliviar el malestar mientras se cura la afección. Sin embargo, aunque estos medicamentos reducirán el dolor, no tratarán el absceso.
  • Realizar un tratamiento de conducto para salvar el diente y erradicar la infección. En este proceso se extrae la pulpa infectada y se drena el pus.
  • Si la dentadura no se puede restaurar mediante un tratamiento de conducto, debe extraerse. El dentista extraerá y drenará el pus para eliminar la infección.
  • En casos más graves, cuando ya la afección se ha extendido al suelo de la boca o cuello, puede requerir una intervención quirúrgica bajo anestesia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

911 38 52 78